Recuperando mi estilo

Decir que me convertí en una persona fodonga no suena romántico y no es del todo cierto. Quiero pensar que me encuentro en una etapa que casi termina, una fase que no alcanzará a transformarse en algo distinto. Estoy fodonga, mas no soy fodonga. Diferencia entre ser y estar

Por ponerle nombre y fecha, digamos que esta mala racha comenzó en febrero de 2013, con un intercambio a Gran Canaria. Me escudé detrás de la idea de que mi estilo pesaba más de 23 kilos de equipaje documentado y 10 de equipaje de mano y que no habría manera de trasladarlo a miles de kilómetros de mi clóset. La verdad es que me dejé atrapar por la vida relajante de una isla paradisíaca. Yo misma me decía cosas como “si tuviera todas mis bolsas y zapatos aquí, todo sería más fácil”, “si hiciera frío, me vestiría más formal”, “no me gusta la ropa de playa, así que no importa”.

A causa de mi flojera de lavar ropa y de poner orden al caos que había en mi cuarto, fui perdiendo mi estilo, o tal vez él decidió que era mejor descansar un rato cuando tuve un dolor de bola de pie por más de un mes. “Si no tiene tiempo para ir al hospital, menos tendrá tiempo para mí”, pensó y se acostó en una cama angosta que apenas era suficiente para mi cuerpo flaco. No quiso acompañarme en mi aventura —al principio vergonzosa— de usar los tenis que había comprado en la sección de niños de Carrefour y se ausentó en mi viaje por Andalucía, cuando tuve que usar la misma ropa casi todos los días durante dos semanas, todo por no haber previsto que haría tanto frío.

No mentí acerca de los tenis. Se abrochaban con velcro y toda la cosa.

No mentí acerca de los tenis. Se abrochaban con velcro y toda la cosa.

Al regresar a México, me inscribí en Diseño de Modas y contrario a lo que cualquiera pensaría, fue cuando peor me vestí en toda mi vida, pues estuve cansada física y mentalmente durante 2 años de exigencias que parecían interminables pero suena mucho más bonito si les digo que mi estilo adormecido se extravió por ahí, que un día soleado de agosto prefirió quedarse en la sombra mientras yo cruzaba la calle para ir a Parisina. Se quedó ahí, solito aprendió a ponerse tenis, camiseta y pantalones flojos, todo a la misma vez.

Lo irónico es que años atrás no podía comprender a las mujeres que al paso del tiempo dejaban de cuidar su aspecto y juraba que eso no me sucedería nunca. De pronto me doy cuenta de que yo lo he dejado pasar por  más de 2 años y apenas tengo 24. Tampoco es un pecado, no es para tanto y nadie se ha muerto por usar tenis deportivos todos los días, sin embargo, he llegado a un punto en el que necesito reencontrarme con mi estilo, volver a llenar mis propias expectativas —reales y alcanzables— de estética. No es simplemente un asunto de belleza física,  también se trata de fuerza de voluntad y proyección de energía, de administración personal y presentación laboral.

Hace poco volví a pintarme las uñas y a sacarme la ceja. Estoy recobrando el hábito de desenredarme el cabello todos los días, incluso estoy planeando ir a cortarlo por primera vez desde octubre de 2013. No voy a recuperar mi estilo de la noche a la mañana y eso me sienta bien porque ya no soy la misma de hace años, ni siquiera de hace meses y aún debo decidir qué se queda y qué se va para dar paso a una mejor versión de mí.

Si te ha pasado algo similar o te identificas conmigo de alguna forma, te invito a que seas parte de esta nueva aventura de recuperar mi estilo. Si quieres seguir al tanto de esta evolución, puedes suscribirte a mi blog y seguir mis redes sociales (las encontrarás en la barra derecha del sitio). De igual manera, te invito a que me compartas tu historia de cómo recuperaste tu estilo.

P.D: Los tenis de Carrefour se quedaron miles de kilómetros atrás, te prometo que no los volverás a ver.

Anuncios

Un comentario en “Recuperando mi estilo

  1. Pingback: Sporty Chic | MODA Y CALLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s