Mis tips para reducir los nervios al viajar

tulum

Vacaciones, hermosas vacaciones. En las redes sociales podemos ver que nuestros amigos suben fotos en la playa, en parques de diversiones, visitando a su familia lejana o en el lugar que se les haya antojado pasar estos días de relax total. Pero, ¿es cierto que las vacaciones son son pura paz y felicidad? No necesariamente.

Desde chica he sido nerviosa al viajar y no es ningún secreto pero con el tiempo he ido desarrollando mis propias técnicas relajantes, sobre todo a la hora de volar en avión. A continuación te las presento:

DURANTE EL TRAYECTO A TU DESTINO


1. Dramamine

Suena trillado pero estas pastillas pueden servirte mucho, tomando en cuenta que gran parte de las personas que se marean es a causa de los nervios. Acostumbraba tomarme 2 pastillas antes de viajar pero ahora tengo la sensación de que me siento más relajada cuando sólo tomo una. ¿Algún médico que esté leyendo esto y quiera comprobar o descartar mi teoría?

2. Té de tila

Si no eres fan de tomar medicamentos, intenta con el té de tila. Mi recomendación es que prepares 2 bolsitas de té en una taza de agua, esperes a que enfríe un poco y lo vayas tomando a tragos en el camino. El té de valeriana también funciona para relajar el sistema nervioso pero te advierto, no huele nada bien.

Si viajas en avión, no podrás abordar con líquidos, entonces te recomiendo que lleves únicamente las bolsitas de té y le pidas agua caliente a uno de los sobrecargos cuando te ofrezca algo de beber.

3. Tomar pequeños tragos de agua 

Tomar tragos de agua en lugar de tomarla toda de una sola vez, te ayudará a relajar no sólo tu mente, sino también tu estómago, por esto mismo te recomendé tomar el té en tragos. Evita bebidas con cafeína o mucho azúcar porque podrían acelerarte.

Al viajar en avión me topaba ante la siguiente situación incómoda: quiero tener agua disponible para ir tomándola poco a poco pero también quiero subir la “mesita” para tener más espacio, ¿qué hago? Mi solución es llevar una botella de agua vacía y en ella verter el agua del vaso que me dieron en el avión, de esta manera puedo cerrar la botella y colocarla donde quiera sin que se derrame una gota.

4. Lleva snacks contigo

Si los nervios te quitan el hambre, es recomendable que lleves aperitivos ligeros contigo. Al igual que los sorbos de agua, estar comiendo pequeños bocados puede relajarte. Te recomiendo galletas sin mucho sabor como Saladitas o Marías, o bien, alguna fruta.

5. Si al viajar en avión te pone de nervios ver por la ventana, ¡elige el asiento de la ventana!

Suena contradictorio, lo sé, así que te contaré mi pequeño secreto egoísta: si me siento del lado de la ventana, yo decido cuando cerrarla o abrirla. Lo siento, compañero de al lado. 

6. LLevar tu propia música y audífonos

En ocasiones, nos ponemos nerviosos porque se nos presenta una situación que está fuera de nuestro control. No puedo controlar el medio de transporte en el que voy ni a las personas que viajan conmigo. Por lo menos hay algo que sí puedo controlar, mi música.

Canciones recomendadas: 

  • Sing-Travis
  • Bolero-Ravel
  • Everyday is like sunday – The Smiths
  • Wrapped around your finger- The Police
  • The midnight cowboy – John Barry

DURANTE TUS VACACIONES


7. Mantente hidratado

El agua ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso. Además, si estás bien hidratado podrás desempeñar mejor todas esas actividades que tienes planeadas para tus vacaciones.

8. Desayuna, come y cena

Cuando estás conociendo un lugar nuevo, gastas más energías que en un día cotidiano. Ayúdale a tu cuerpo comiendo bien y llevando snacks contigo para que no sufras momentos de hambre intensa o debilidad.

9. Duerme bien

Uno de los factores que más altera el sistema nervioso es dormir mal y aunque no seas nervioso, te aseguro que no se siente nada bien estar como zombie en medio de una ciudad nueva que tiene un sinfín de maravillas por brindarte.

10. Unos buenos aliados: Sal de Uvas, Pepto Bismol y Paracetamol

Una parte muy considerable de las molestias estomacales es causada por nervios, o bien, hay muchas personas que se ponen nerviosas con sólo pensar que podrían llegar a enfermarse o a sentirse mal durante su viaje. Si te tranquiliza, lleva contigo tu mini kit anti-molestias.

EN CASO DE CRISIS


Si sientes que tus nervios han llegado a un nivel difícil de controlar, no tengas miedo de pedir ayuda. Puedes pedirle a un amigo o familiar que te cuente una anécdota feliz o graciosa para relajarte o comentarles tu situación y pedirles que sean pacientes contigo. Si vuelas en avión, también puedes acercarte a un sobrecargo y exponerle lo que te está pasando, el personal de vuelo tiene experiencia viajando y tratando con personas, de seguro tendrá algo alentador que decirte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s