De regreso a Hermosillo

unison

Hace una semana que regresé a Hermosillo después de haber estado 7 meses en Francia y 1 en Eslovenia.  Volar de regreso a México puede ser muy cansado y estresante pero al final de cuentas vale la pena: debes empacar maletas, acomodar tus souvenirs para que no se dañen en el trayecto y revisar que no te excedas del peso permitido. En el aeropuerto pasas diferentes controles de seguridad y el avión no es la opción más cómoda para dormir. En mi caso, estuve más de 40 horas seguidas en aeropuertos y aviones.

Mientras esperaba mi vuelo a Hermosillo, en el aeropuerto del D.F. veía a las personas con vestidos, shorts y sombreros de palma, mientras que yo llevaba mi chamarra de piel atada a la cintura y mi abrigo de lana en el brazo porque 1. no me cabían en la maleta y 2. la última mañana que pasé en Europa estuvo a 8 grados. Temía derretirme al poner los pies en suelo sonorense pero por fortuna, el clima se ha portado bien estos días y no me han afectado ni la diferencia de más de 20 grados ni el famoso jetlag.

Ver el paisaje árido desde el avión y los alrededores secos del aeropuerto de Hermosillo fue un poco impactante, sobretodo después de haber pasado el último mes en Eslovenia, un país muy verde. Al entrar a mi casa, el espacio me pareció muy grande y al abrir mi clóset vi mucha ropa que ni siquiera recordaba que tenía, cosas que si hubieran desaparecido mientras estaba lejos, jamás habría extrañado. Me había acostumbrado a vivir con lo poco que llevé a Francia y me di cuenta que es el momento ideal para deshacerme de las cosas materiales que no necesito.

En esta semana me he puesto un poco al tanto de aquello que ha cambiado o acontecido en Hermosillo. Yo les decía a mis alumnos que México es un país cambiante, en el que abunda la creatividad, donde incluso los indígenas se reinventan por necesidad y que a diferencia de Toulouse, al llegar a mi ciudad vería muchas cosas nuevas que antes de irme no existían. En una conversación familiar escuché mencionar La Ruina 2 veces y no tenía idea de que hablaban. Ahora sé que es un parque nuevo de Food trucks.

Ayer salí a las Fiestas del Pitic. Me gusta caminar por el centro de Hermosillo, siempre ha sido mi parte favorita de la ciudad. ¿Tú ya viste los murales de la Casa Madrid? Me encantó el contraste que hacen con las casitas viejas y me sentí como turista en mi propia ciudad. Vivir lejos por una temporada definitivamente te hace ver las cosas desde otra perspectiva. No regresas intacto, sino con una mezcla de culturas que de alguna manera u otra, adaptarás a tu vida para enriquecerla. Cuando vuelves comienzas a notar los detalles que antes ignorabas y a valorar las cosas bonitas que están a tu alrededor.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s