¿Eres diseñador de modas y quieres participar en un bazar? 9 puntos a considerar

el-bazar

Foto cortesía de El Bazar

Si al igual que yo, eres un diseñador de modas novato, es probable que estés buscando tu lugar en el mercado (y en el mundo). Tal vez hayas asistido como consumidor a bazares locales o hayas visto fotos de gente comprando y pasándosela bien en ellos, y te preguntes si valdrá la pena estar del otro lado y ser tú quien exponga sus productos. Mi respuesta corta sería: sí, vale la pena intentarlo aunque sea una vez.

Ayer me presenté por segunda ocasión en un bazar y por primera vez en la edición navideña de El Bazar, un espacio que ofrece, entre varias cosas, moda, decoración, gastronomía y productos de belleza y bienestar locales en la ciudad de Hermosillo.

Haber participado en dos bazares no me hace experta en el tema, al contrario, he cometido varios errores pero creo que en el inicio de una nueva aventura es cuando más se aprende. Es por eso que a continuación te comparto varios puntos a considerar si lo que quieres es exponer tus prendas o productos por primera vez.

1. Tu propósito

Antes de aventarte, debes tener en claro por qué lo haces. Puede ser para promocionar tu marca,  para vender y obtener una ganancia, para hacer contactos nuevos con los demás expositores, entre otras cosas. Te lo digo porque exponer en un bazar, por lo general, implica un costo por stand y la mejor manera de aprovecharlo es teniendo una estrategia.

2. Tu mercado meta y la cuota por stand

Encontrarás bazares en distintos puntos de la ciudad pero eso no quiere decir que te tengas que presentar en todos o que debas elegir aquél cuya cuota sea menor. Por ejemplo, en el bazar A, la cuota por stand es de $300 pesos, mientras que la cuota del bazar B es de $1000. El bazar A se encuentra en un sector de la ciudad que tu público meta no frecuenta, mientras que el bazar B está dirigido a personas que cumplen el perfil que buscas. ¿Cuál elegirías? Yo, la opción B.

folks

Si tienes muchos productos similares, puedes optar por acomodarlos como lo hicieron los chicos de Folks, doblados sobre una mesa, mostrando el detalle principal. Foto cortesía de El Bazar.

3. Cómo recuperar la inversión

Lo ideal sería hacer tu agosto en un solo día pero un bazar es impredecible y tus ventas pueden depender de diversos factores. A mí me gusta diseñar prendas y accesorios originales con detalles especiales pero estoy consciente de que no se venden tanto ni con la misma rapidez que una prenda en tendencia. Es por eso que para el segundo bazar en el que participé, decidí llevar algunos artículos de fácil venta y de precios atractivos. Para ser más exacta, entre mis diseños hice algunos suéteres oversized sencillos y bufandas muy accesibles, en mi interior tenía la intuición de que se venderían fácilmente y así fue.

bufandas

Bufandas con trenza de RO Diseño Mexicano.

4. La presentación de tus prendas

Este punto es muy importante y también requiere una inversión, ya sea en logotipo, etiquetas  de tus productos, tarjetas de presentación, impresión de lona, etc. Si eres un diseñador que apenas comienza,  probablemente cuentes con poco dinero para destinar a imagen. Mi recomendación: intenta sacar el máximo del mínimo. No seas tan duro contigo mismo si la presentación de tus productos no es perfecta, eres nuevo en esto y con el tiempo la podrás perfeccionar.

Puedes mandar a hacer tu logotipo  y tus tarjetas de presentación con un diseñador gráfico que también esté comenzando, así será más económico y se apoyarán mutuamente. Por nada del mundo descartes las tarjetas de presentación, si tus productos son buenos, ten por seguro que las personas te las pedirán.

Las etiquetas son muy importantes, ya que identificarán a un producto como tuyo. No cometas el error que yo cometí en mi primer bazar: dejé las etiquetas para el final y a última hora tuve un problema técnico que como consecuencia, dejó a mis productos sin etiqueta.

En cuanto a etiquetas, los precios varían mucho. Por ejemplo, puedes ordenar las tuyas a China por precios muy bajos y con envío gratuito pero tendrás que esperar más de 60 días a que lleguen. También encontrarás opciones en México a aproximadamente 3 pesos la etiqueta bordada si la cantidad que deseas es inferior a 500. La opción que más se acomodó a mi presupuesto y tiempo fue mandar a hacer un sello textil con un proveedor de mi ciudad, su costo fue de $400 pesos, su tinta rinde para 1000 impresiones y quedó listo en 3 días.

sello

Sello textil de In Promocional.

5. Prepárate con tiempo

Como diseñador de modas es probable que estés cosiendo como loco y dejando aquello que no te gusta hacer para el último día. No dejes para el final tareas importantes como poner etiquetas, pues al final de cuentas, no pasa nada si no terminas ese vestido que querías llevar pero si no pones etiquetas, imprimes tu logo  y tienes listas tus tarjetas de presentación, te arriesgarás a que las personas que compren tu ropa no recuerden dónde lo hicieron o simplemente dejarás pasar la oportunidad de posicionarte.

6. Prepara tu stand

Antes de participar en un bazar pregunta qué te ofrece en cuanto a instalaciones. ¿Te ofrece silla y mesa? Si es en el exterior, ¿te ofrece carpa para cubrir el sol? Supongamos que sólo te proporciona un espacio libre y tú debes llenarlo. Existe la opción de comprar o rentar mobiliario para decorar de manera profesional pero si lo que buscas es gastar lo menos posible, ¡ponte creativo! Busca en tu casa todo aquello que pueda servirte para montar y decorar tu stand, si no cuentas con lo que necesitas, intenta conseguirlo prestado con alguno de tus familiares o amigos.

pi-case

Pi-case hizo sus propios caballetes para mostrar sus carátulas de celular pintadas a mano. ¡Me encantó su ingenio! 🙂 Foto cortesía de El Bazar.

¿Tienes cajas, baúles, pedazos de madera? Pueden servirte para exponer tus productos. Yo improvisé un colgador de ropa con un perchero de bolsas, un tubo y alambre, y algunas de mis bolsas las recargué en porta retratos vacíos (ok, confieso que uno tenía una foto de mis 15 años pero sólo yo podía verla). colgador

ro-el-bazar

Me di cuenta que hacía falta algo detrás de mí, así que coloqué una tabla y colgué más prendas en ella. Foto cortesía de El Bazar.

 

 

7. Atención al cliente

Cuando las personas se acerquen a tu puesto, procura saludarlas con una sonrisa y si cuentas con una oferta, hazla saber. Este aspecto es un poco complicado en el norte de México, donde no estamos acostumbrados a que los vendedores nos saturen con amabilidad. En ese caso, estudia a las personas, si notas que se acercan con timidez a tu stand, procura comenzar con una sonrisa y un saludo corto, si la persona muestra interés háblale con calma. Hay personas que son más extrovertidas y con las cuales puedes entablar una conversación pequeña e incluso bromear, también habrá unas que ignorarán tu stand pero tú no te preocupes, cada quien tiene gustos diferentes.

Coloca tus tarjetas de presentación a la vista y al alcance de las personas y revisa de vez en cuando que no se hayan acabado o desacomodado.

8. Efectivo y pagos con tarjeta

Si sólo recibirás pagos en efectivo, lleva suficiente cambio en billetes y monedas. Si estás comenzando, lo más probable es que no recibas pagos con tarjeta pero las personas te van a preguntar si lo haces. Investiga otras opciones, por ejemplo Payit, una aplicación de celular para pagar y cobrar cuentas pendientes.

9. Escucha

Este último punto es muy importante. Se trata de escuchar a lo que las personas dicen de tus productos, no quiere decir que tengas que cambiar tu esencia para complacer a todos, sino poner atención a los comentarios constructivos. Por ejemplo, si una persona te dice que le gusta el suéter que vendes pero que esa tela le causa comezón, tal vez deberías enfocarte en buscar telas de mayor calidad.

No todos los comentarios son negativos. Si las personas aprecian tu trabajo te lo harán saber y aquí debes prestar atención a las prendas que llaman más la atención de las personas para que produzcas más similares e incrementes tus ventas.

Si al final del día sientes que no te fue tan bien como esperabas, no te desanimes, que este es sólo el comienzo. Analiza qué pudo haber fallado y qué pudiste haber hecho mejor. Observa tu entorno y trata de absorber el mayor aprendizaje posible.


Espero que estos puntos a considerar te hayan sido útiles y que te animes a exponer tu trabajo. Si ya has sido expositor en un bazar, te invito a que me cuentes cómo ha sido tu experiencia y a que agregues algún consejo a la lista.

Gracias por leerme,

Rocío.

stand-portada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s